Pasar al contenido principal

La tecnología contra el fraude de la contratación temporal

Tecnología contratación temporal

El Plan de choque contra el fraude en la contratación temporal que el Gobierno impulsó a principios de este año está teniendo un éxito sin precedentes. La Inspección de Trabajo ha batido todos los récords ya que, sólo hasta el mes de abril, fueron detectados casi 90.000 contratos irregulares de este tipo.

Estos asalariados desempeñaban su tarea con contratos eventuales cuando en realidad ocupaban puestos estructurales en el sistema productivo de unas empresas que, tras la respectiva denuncia, se han visto obligadas a hacer fijos a sus empleados.

¿Cómo se detectan los contratos fraudulentos?

Los indicios de abuso en los contratos temporales podían pasar fácilmente desapercibidos hasta ahora, ya que el control del fraude era muy difícil de asumir con los métodos tradicionales. En gran parte por la cantidad de contratos que se firman cada año en España y que en condiciones normales superan los 20 millones de firmas.

Actualmente la realidad es otra, ya que la Inspección de Trabajo ha implementado la “Herramienta de Lucha contra el Fraude”, un recurso tecnológico que cruza datos de afiliación de la Tesorería de la Seguridad Social, los de contratación del SEPE y, en ocasiones, los de la Agencia Tributaria.

Para intensificar la lucha contra estos abusos, la Inspección de Trabajo lanzó este plan de choque que consiste en el envío masivo de una carta a las empresas en las que se han detectado los posibles fraudes pidiendo la transformación de esos contratos temporales en fijos. En ella se advierte de que en caso de que no se haga, acudirá un inspector al centro de trabajo para comprobar la supuesta ilegalidad.

Con un total de 89.268 contratos transformados de eventuales a indefinidos, los datos superan los de cualquiera de las campañas del mismo tipo desarrolladas en años anteriores, muy por encima de los 61.445 de 2018 y de los 59.129 del año siguiente.

A falta de cerrar las actuaciones, la ratio de los inspectores se sitúa ya por encima del 70%. Así, todo apunta a que esos registros pueden verse incrementados en los próximos meses, ya que la campaña actual comenzó con el envío de cartas a 59.129 empresas en los contratos con indicios de fraude en un total de 122.528 trabajadores.

Un abuso que está a la orden del día

La temporalidad es el gran problema del mercado laboral español con una tasa de un 24% frente a la media europea del 13%. Una cuenta pendiente que tiene nuestro país y, aunque se estén dando pasos sobre todo en el sector público para acabar con el abuso de la temporalidad en la Administración, todavía queda mucho camino por recorrer para llegar a los niveles de nuestros socios europeos.

Para firmar un contrato temporal, el Estatuto de los Trabajadores exige que exista una causa justificada: ya sea un incremento puntual de la producción, la formación de un aprendiz o la sustitución de un empleado de baja.

Para entendernos, fuera de ley encontramos los ejemplos comunes de contratar a alguien a modo de examen por unos meses; una condición para la que existen los periodos de prueba en los contratos indefinidos. Tampoco puede emplearse a un interino en una tarea estructural, ni está permitido contratar temporalmente a alguien más de dos años en un periodo de 30 meses.

Práctica que ha sido objeto de denuncia por el propio Tribunal de Justicia de la UE en varias sentencias contra España instando formalmente al Gobierno para que cambie la legislación española en esta materia adaptándola al marco de protección europeo.

Una actuación, la de este plan de choque, que se une a la del último decreto laboral que habilitaba a la Inspección de Trabajo a emitir actas de infracción basadas en actuaciones automatizadas, es decir, sin intervención directa de un funcionario. Un ejemplo más de que la tecnología al servicio del control sancionador es un hecho y ha llegado para quedarse.