Pasar al contenido principal

Jubilación activa: claves y supuestos

Jubilación activa

En nuestro país, es posible compatibilizar la pensión de jubilación con el desarrollo de una actividad laboral. Sin embargo, ello conlleva percibir la pensión que corresponda con una reducción porcentual.

Una de las modalidades que permite esta compatibilidad es la jubilación activa. En este caso, la pensión de jubilación es compatible tanto por un trabajo por cuenta ajena, como por un trabajo por cuenta propia.

Analizamos, a continuación, los requisitos que permiten compatibilizar la percepción de la pensión con un trabajo a tiempo parcial o completo.

¿Qué requisitos tiene la jubilación activa en 2022?

Para poder acogerse a la jubilación activa es necesario que el trabajador haya alcanzado la edad ordinaria de jubilación vigente en cada momento. En este caso, 66 años y 2 meses para aquellos con una cotización inferior a 37 años y 6 meses a la Seguridad Social.

También podrán acogerse aquellas personas con 65 años, siempre que hayan cotizado más de 37 años y seis meses a la Seguridad Social. Por ello, solo podrán acceder a la modalidad de jubilación activa las personas que hayan cotizado lo suficiente como para tener derecho al 100% de la pensión de jubilación.

Y es que la cuantía de la pensión en 2022 mientras el trabajador se encuentra en una situación de jubilación activa es equivalente al 50% del importe resultante del reconocimiento inicial. En cuanto a la jubilación activa, como novedad, se exige al menos el transcurso de un año desde el cumplimento de la edad ordinaria de jubilación para su acceso.

¿Cómo cobrar la jubilación y seguir trabajando?

La cantidad que percibamos en el momento de inscribirnos en la Seguridad Social como pensionistas puede variar según la cantidad de dinero que hemos ido cobrando. Un montante muy diverso si nos fijamos en lo que se puede llegar a cobrar en los distintos países de nuestro entorno.

Como regla general, la pensión de jubilación es incompatible con cualquier trabajo por cuenta ajena o propia que dé lugar a la inclusión en cualquier Régimen de la Seguridad Social.

No obstante, existen supuestos en los que es posible cobrar la jubilación y seguir trabajando:

  • jubilación activa;
  • jubilación parcial;
  • jubilación flexible.

Asimismo, una vez causada la pensión de jubilación es posible compatibilizarla con una actividad por cuenta propia, siempre que los ingresos totales anuales obtenidos no superen el SMI en cómputo anual. Estos ingresos deben ser netos (ingresos íntegros - gastos fiscalmente deducibles) (TGSS Consulta 20/2013, 20-6-13).

Autónomos y empresas

Como novedad desde este año, las empresas no tienen que cumplir ningún requisito adicional, al haber sido eliminada la necesidad de no adoptar ciertas medidas extintivas y del mantenimiento del nivel de empleo.

Respecto a la cotización durante la jubilación activa, el empresario y trabajador deben cotizar de la siguiente forma:

  • por IT y por contingencias profesionales; y
  • con una cotización especial de solidaridad del 9% no computable para las prestaciones (7% empresario y 2% trabajador).

En el caso de los autónomos, pueden compatibilizar el trabajo por cuenta propia con la jubilación activa, cumpliendo los mismos requisitos de edad y cobro de la pensión completa y actividad privada que los trabajadores por cuenta ajena.

Más allá de poder jubilarnos a una edad considerada ideal tanto por edad como por una prestación que suponga vivir con garantías el resto de nuestra vida, lo que se preguntan muchos es si van a poder hacerlo cuando llegue su momento. ¿Te pueden despedir por cumplir la edad de jubilación? Eso es otra historia.