Pasar al contenido principal

Certificado y Pasaporte COVID: ¿qué diferencia hay?

Certificado y Pasaporte COVID

Con cerca de año y medio de pandemia a nuestras espaldas, son muchos los clichés y estereotipos que hemos ido superando a lo largo de estos meses. Al igual que también hemos ido incorporando vocabulario nuevo que enriquece nuestro léxico en lo que tiene que ver con el sector sociosanitario.

¿Qué diferencia hay entre el Certificado y el Pasaporte Covid?

Dos vocablos que hemos adquirido con cierta familiaridad este año han sido los de Certificado de vacunación y Pasaporte COVID. Aunque su aparición en nuestras vidas no dejó de ser una buena noticia por su significado, a la mayoría aún les cuesta entender si son la misma cosa o en caso contrario, en qué se diferencian.

Certificado de vacunación

Se trata de un certificado que emiten las autoridades sanitarias de cada país que acredita que la persona que lo posee ha recibido las dos dosis de una de las vacunas aprobadas por la EMA contra el coronavirus. No pueden acceder a él los que ya han pasado la enfermedad, ni aquellos que posean un PCR negativo. En el caso de nuestro país, todos los que poseen este certificado pueden entrar a España sin mayores restricciones.

El porcentaje de vacunación completa para la llamada ‘población diana’ (mayores de 12 años) ya ha superado el 70%, aunque aún estamos lejos de la ansiada inmunidad de grupo, dificultada en parte por la aparición de variantes con mayor virulencia.

En el ocaso de una quinta ola a la que le está costando bajar su incidencia acumulada, encontramos el continuo debate de las autonomías por cerrar o poner más restricciones en sus lugares de ocio y hostelería.

Pasaporte COVID

En el caso de este documento, hablamos de un certificado, digital o en papel, aprobado por la Unión Europea que acredita que la persona está vacunada, ha pasado el coronavirus o tiene una prueba PCR negativa. El objetivo de este certificado es que los ciudadanos de la Unión Europea puedan viajar por el espacio común o Schengen de forma más libre y segura.

El pasaporte COVID, a diferencia del certificado de vacunación, acredita tres condiciones: que la persona está vacunada, que ha pasado la enfermedad hace menos de seis meses, o que tiene una prueba PCR negativa.

Así, la mayor diferencia es que este ‘pasaporte’ está regulado por la Unión Europea por lo que su aplicación para algo que no fuera viajar por el espacio Schengen también dependería de la UE.

¿Qué aplicación tienen los certificados?

En nuestro país, la imposición del pasaporte COVID debe llegar desde el Gobierno, y siempre siguiendo la normativa europea, mientras que exigir PCR negativo o el certificado de vacunación sí que entra en las competencias sanitarias de las Comunidades Autónomas.

El certificado de vacunación, como hemos dicho, es un documento que decide utilizar o no cada país y que además solo acredita haber recibido la vacunación completa, a diferencia del pasaporte que acredita también otras cuestiones.

En su caso, encontramos el ejemplo de las CCAA que han pedido al Gobierno central regular el pasaporte COVID para entrar en lugares de ocio y hostelería. Una medida que ha sido rechazada por el Tribunal Supremo, que sigue la normativa europea y que si ampara a las comunidades a exigir PCR negativo o certificado de vacunación sí así lo consideran.

En lo que se refiera a los países de la UE, encontramos los casos de Francia o Italia como los más destacados, ya que en ambos países se ha aprobado la obligatoriedad de tener un pasaporte COVID para consumir dentro de bares y restaurante o para acudir a eventos y espacios cerrados.