Pasar al contenido principal

¿Cómo afectará la Ley de usos del tiempo a las empresas?

Ley usos tiempo

Se avecinan cambios en la forma de organización del tiempo de trabajo en las empresas donde todo parece indicar que la flexibilidad laboral será una de las principales protagonistas.

Si por algo se han caracterizado los dos últimos años en cuanto al escenario laboral se refiere ha sido por la constante modificación y aprobación de nueva normativa.

El año 2022 continua y junto a él parece que llegará la conocida como “Ley de usos del tiempo”. Una nueva ley que tendrá como principal objetivo regular la flexibilidad de la jornada laboral en las empresas. Y decimos “tendrá” porque aún está siendo objeto de debate entre Ministerio de Trabajo y agentes sociales, tres años después de la Proposición de Ley de tiempo de trabajo corresponsable.

¿Cuál será el contenido de la futura Ley de usos del tiempo?

De momento sabemos que esta Ley introducirá cambios en la forma de organización del tiempo entre los trabajadores/as y las empresas y que el Ministerio de Trabajo defenderá por la flexibilidad de la jornada laboral.

Para que nos hagamos una idea, un estudio elaborado por la consultora Mercer (Trabajo Flexible: políticas y práctica 2021) indica que la adopción del trabajo flexible ha mejorado la productividad de los trabajadores en un 23%.

Yolanda Díaz, Ministra de Trabajo, ha adelantado que esta Ley versará sobre “el mundo moderno” y que concentrará en ella distintas fórmulas de flexibilidad para que “no tengamos que vivir para trabajar”.

Hablamos de un texto normativo cuyo contenido se espera que se apruebe con una clara vocación de favorecer la conciliación de la vida familiar.

Jornada laboral de 4 días y limitación de jornada partida

Una de las principales medidas que barajan desde el Ministerio de Trabajo es incluir la jornada laboral de cuatro días y limitar la jornada partida, la cual en muchos casos perjudica al trabajador al no permitirle la conciliación familiar.

También se está estudiando la posibilidad de crear un sistema de bolsa de horas acumuladas para poder atender asuntos personales y familiares. Esto sería algo parecido a “los días de asuntos propios” pero extrapolado a horas de trabajo.

Esta Ley pretende garantizar un reparto equitativo de tiempos de trabajo y de cuidado, así como un efectivo derecho a la adaptación del trabajo a la persona, a la desconexión del trabajo y, en definitiva, facilitar la conciliación y corresponsabilidad de la vida personal, familiar y laboral, así como la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres.

En búsqueda de una mejor conciliación familiar

En definitiva, en la rampa de salida tenemos una posible futura Ley que tendrá como principal finalidad establecer las correcciones y propuestas necesarias para que la vida familiar y personal, así como los cuidados, adquieran centralidad en la organización del trabajo por cuenta ajena.

No pretende ser una Ley que regule los permisos de trabajo porque su objetivo principal no será la ausencia del trabajo sino la presencia en él.

Para concluir, podríamos decir que (según la proposición de ley), esta nueva norma que se pretende aprobar en 2022 persigue tres objetivos principales:

  1. Asegurar el derecho de la infancia a recibir los cuidados por parte de cada uno de sus progenitores en igualdad.
  2. Garantizar el derecho de ambos progenitores a compatibilizar sus derechos de conciliación con un empleo de calidad, sin considerables repercusiones en sus ingresos.
  3. Avanzar hacia la configuración de permisos iguales e intransferibles.