Pasar al contenido principal

Los menores podrán retirar sus imágenes de Google

Protección menores

Cuando navegamos por la red, tendemos a normalizar el encontrarnos ciertas imágenes relacionadas con menores de edad, que más allá de mero contenido informativo responde a una exposición injustificada en redes sociales.

Muchas veces permitida por sus progenitores, estas imágenes pueden alterar el tráfico conductual de internet, por lo que ante la continua subida de este material, se están llevando a cabo una serie de acciones para proteger la privacidad de sus usuarios.

Coto sobre la privacidad de menores en la red

La principal tarea de un buscador es facilitar la búsqueda de información al usuario. Desde esta perspectiva, Google ha pensado que la mejor manera de proteger la privacidad de sus usuarios es atender la demanda de todos aquellos que quieran retirar sus imágenes, incluido los propios menores de edad.

Así, con esta nueva medida, la multinacional permitirá que los menores de 18 años soliciten la retirada de sus imágenes de los resultados de búsqueda en Google Imágenes. Una acción que se extiende también a los padres o tutores que quieran ejercer este mismo derecho.

En las búsquedas, Google ampliará además su rango de edad hasta los 18 años en la herramienta ‘Búsqueda segura’ (hasta ahora disponible para menores de 13 años en cuentas Family Link) que permite utilizar filtros para que en los resultados no aparezcan contenidos para adultos.

Por otra parte, la plataforma de videos por antonomasia y dependiente de Google, Youtube, ajustará gradualmente la configuración de subida predeterminada a la opción de mayor privacidad disponible para los adolescentes de 13 a 17 años. En este sentido, se desactivará la reproducción automática para los usuarios menores de 18 años y se introducirán recordatorios de descanso y de la hora de dormir.

Google también ha tocado en esta parte a su asistente virtual, de cara a evitar contenidos para adultos en la experiencia de los menores. Los niños de hasta 13 años tienen prohibido activar el historial de ubicaciones y a partir de ahora, esta protección se extenderá a todos los usuarios menores de edad.

Por último, en Google Play (la plataforma de descarga de aplicaciones para sistemas Android) los padres podrán comprobar si las aplicaciones cumplen con las políticas de familia que establece Google y decidir así, si sus hijos pueden usarlas.

Cambios en publicidad y control en los colegios

Ahora que estamos a pocas semanas de un nuevo inicio de curso escolar y que se presupone más tranquilo que el anterior, la funcionalidad que tiene Google para los centros educativos (Google Workspace for Education) ha activado por defecto la tecnología de ‘Búsqueda Segura’ desde Infantil hasta Bachillerato.

Con este cambio, la compañía ha informado que estará desactivada la posibilidad de cambiar a los modos de invitado y de incógnito para navegar en la web. Una medida destinada a proteger a los usuarios menores de edad, de contenido no recomendable en las horas de estudio.

En lo que tiene que ver con la publicidad, también se ampliarán las protecciones que impiden que se muestren a los niños categorías de anuncios sensibles a su edad. Para menores de 18 años, Google asegura que estará bloqueada la segmentación de anuncios en función de la edad, el sexo o los intereses.

¿Es legal publicar imágenes de menores en Internet?

Si atendemos al marco regulatorio en nuestro país relacionado con la protección de los menores de edad, lo primero que nos puede sorprender es que el hecho de ser padre o tutor legar no nos da derecho a publicar lo que queramos.

El artículo 18.1 de la Constitución Española vela por el derecho al honor de estas personas, así como “a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen”. Esto significa que, para subir una foto de un niño, valdría con disponer de la autorización para ello.

Eso sí, siempre y cuando, el menor goce de la madurez suficiente para consentir la exposición de su imagen en internet. Un hecho que se presupone cumplido a partir de los 14 años, una edad en la que el consentimiento de los progenitores puede empezar a invertirse.

Aunque pueda resultar banal, el alcance de las redes sociales en el mundo en el que vivimos nos da una idea de los usos incívicos que muchos usuarios pueden ejercer. Resulta por ello fundamental tener siempre presente los derechos del menor de edad y cómo pueden aplicarse.