Pasar al contenido principal

¿Cuál es el salario mínimo de los países europeos?

SMI Europa

El salario mínimo interprofesional (SMI) determina la cuantía retributiva mínima, o el valor del salario mínimo, que debe percibir una persona trabajadora por la jornada laboral legal en un país determinado.

La regulación del salario mínimo fue establecida por primera vez en el estado australiano de Victoria, en la Employers and Employes Act de 1890, y fue producto de levantamientos obreros para recriminar y legalizar un salario mínimo a percibir por un trabajo realizado.

El SMI constituye una herramienta útil de política social. Gracias al salario mínimo se garantiza un nivel de ingresos para todos los trabajadores, compatible con la satisfacción de sus necesidades básicas.

Sin embargo, como veremos a continuación, hay países europeos que no tienen establecido un salario mínimo. Uno de los países más avanzados en derechos sociales, como es Alemania, lo instauró apenas hace unos años, en 2015.

¿Cuál es el salario mínimo en España en 2021?

En España, recientemente se publicó el acuerdo que fijaba el SMI en 965 euros (antes 950) mensuales distribuidos en 14 pagas anuales con efectos retroactivos desde el 1 de septiembre de 2021, por lo que los trabajadores ya notarán la subida desde ese mes una vez que se publique en el BOE. Según datos del Eurostat, España acumula desde el año 2011 un aumento del 48% en el escenario salarial, lo que nos ha permitido pasar a ocupar el puesto nº7 en lugar del nº8, y adelantar a Eslovenia, en relación con los países europeos que tienen salario mínimo

Sin embargo, a pesar de esta reciente subida, el salario mínimo en España se sitúa aún muy por debajo del fijado en algunos países como Luxemburgo (2.202 euros) o Países Bajos (1.701 euros).

El salario mínimo de los países europeos en 2021

La gran mayoría de países europeos tienen fijado por ley un salario mínimo interprofesional. Al igual que ocurre en España, los SMI se suelen ajustar cada año para hacer frente a la inevitable inflación de los precios y adaptarse así al coste de la vida.

Durante el año 2021, y ante la crisis derivada de la pandemia del Covid-19, la gran mayoría de países han optado por ser prudentes y subir ligeramente el SMI. Por ejemplo, Francia lo ha subido un 1%, Alemania un 1,6%, Países Bajos un 1,9%, Luxemburgo un 2,8%...

Pero también hay países que han apostado por subir el salario mínimo de forma considerable como mecanismo de ayuda ante la crisis. Así, a la cabeza de las subidas encontramos países como Letonia, Lituania, Eslovenia, Polonia, Eslovaquia o Bulgaria, los cuales han registrado una subida del SMI de alrededor de un 5%.

SMI Europa

¿Qué países europeos no tienen salario mínimo?

La lista de estos países sin legislación en cuanto al SMI está formada por:

  • Dinamarca
  • Italia
  • Chipre
  • Austria
  • Finlandia
  • Suecia
  • Islandia
  • Noruega
  • Suiza

Como vemos, hay países que cuentan con las rentas per cápita más elevadas del mundo pero que sin embargo no tienen fijado un salario mínimo. Y ahora os preguntaréis, ¿por qué hay países como Dinamarca o Suiza que no tienen salario mínimo? En general, los trabajadores de estos países cuentan con la protección de los sindicatos, los cuales negocian un esquema salarial en nombre de la plantilla (esto explica que el “salario mínimo negociado” varíe de una empresa a otra)

Es decir, en general estos países dependen de los sindicatos y de las organizaciones de empleados para negociar y fijar salarios justos para cada sector, dejando de lado la intervención del Gobierno en materia salarial.

La falta de salario mínimo en estos países no significa que las empresas puedan pagar lo que quieran, puesto que la gran mayoría de los sectores fijan sus propios salarios a través de la negociación colectiva.

Curiosamente en este listado figuran países muy prósperos y avanzados a nivel de políticas sociales, y con una tasa de paro casi inexistente, como son los países nórdicos. Esto se entiende en parte porque gracias a la gran demanda de trabajadores por parte de las empresas y a su productividad, éstos son capaces de conseguir muy buenas condiciones laborales.

El objetivo: un salario mínimo de 1.200 euros mensuales

Por último, es importante hacer referencia a una propuesta que está preparando la Comisión Europea en relación a la regulación del salario mínimo interprofesional: pretende aumentar hasta el 60% del sueldo mediano o el 50% del sueldo medio. En el caso de España, esto significaría incrementarlo hasta un mínimo de 1.200 euros brutos mensuales en 12 pagas.

Como decimos, se trata solo de una propuesta, no tiene carácter oficial ni tampoco se ha llegado a un acuerdo al respecto.