Pasar al contenido principal

“Ya no es caridad; muchas empresas tienen integrada la RSC”

Marc Enrich Fundación Estimia

La Fundación Estimia es una entidad sin ánimo de lucro que tiene como misión facilitar el desarrollo de las personas con discapacidad, acompañando a ellas y a sus familias en sus principales procesos de vida. 

La Fundación cuenta con más de 60 de años de historia al servicio de las personas con discapacidad y está situada en Barcelona.

Hablamos con Marc Enrich, gerente de la Fundación: 

 

GD Empresa: ¿Cómo nace la Fundación Estimia? ¿Qué etapas de la vida de una persona con discapacidad cubrís con vuestra actividad? 

Respuesta: Los servicios que damos a personas con discapacidad surgieron de la necesidad de diversas familias que tenían a su cargo a hijos e hijas con un alto grado de discapacidad. Por aquel entonces tratábamos a niños/as afectados por la poliomielitis. Las necesidades han ido cambiando desde entonces, actualmente atendemos a personas con diversidad funcional (discapacidad física e intelectual) y alumnado con Trastorno del Espectro Autista (TEA), fundamentalmente.

Como nos gusta decir, “acompañamos la vida tal y como es” en todos los procesos de vida. Por ello, la entidad cuenta con un Centro de Educación Especial (6-21 años) un Centro Ocupacional para adultos y una Residencia.

 

P: ¿Cuáles son los servicios que ofrecéis?

R: Actualmente, la entidad es titular de un Centro de Educación Especial en el que atendemos a alumnos con TEA en el propio centro y damos apoyo a colegios ordinarios para la inclusión de alumnos con necesidades educativas especificas en esos centros.

También contamos con un Centro Ocupacional, un servicio diurno de lunes a viernes, en el que realizamos actividades prelaborales y de ajuste de vida personal para adultos. Disponemos también de una Residencia donde habitan personas con discapacidad física e intelectual cuando sus familias ya no pueden sostenerlos.

Por último, ofrecemos actividades de ocio para las familias cuidadoras en fines de semana.

 

P: Actualmente, estáis trabajando en un proyecto de salud mental para niños de 6-12 años en un momento en el que este tema ocupa protagonismo tras el impacto del Covid con especial incidencia en los jóvenes. Por vuestra experiencia, ¿cómo saber que un niño presenta un comportamiento disruptivo necesitado de atención o simplemente se trata de conductas propias de la etapa infantil?

 R: El alumnado que nosotros atendemos nos viene derivado de los centros de educación ordinarios a través de los diferentes organismos del Consorci de Ensenyament de Barcelona. Para poderlos atender necesitan de un informe clínico en el que conste la valoración de trastorno de conducta. Es decir, atendemos a alumnos que ya tienen un recorrido clínico y que están a caballo entre el circuito de atención de salud y el circuito educativo.

“El incremento de casos de salud mental ya venía de antes de la pandemia”

P: De hecho, el Gobierno acaba de aprobar una inversión de 100 millones para salud mental hasta 2024... ¿Cómo valoráis esta ayuda y esta toma de conciencia por parte de los políticos?

R: Hay que ver como se despliega dicha inversión, así como su permanencia en el tiempo. Actualmente, estamos viviendo un auge importantísimo en las necesidades de recursos en salud mental en todas las edades y tipologías: tanto en menores como adultos y tanto en las áreas de educación, atención diurna, laboral, residencial….

El incremento de casos con problemas de salud mental ya venía de antes de la pandemia, pero esta lo ha agravado; y esta ola se ha encontrado con un sistema de atención a la salud mental con escasos recursos. Las listas de espera y la falta de recursos específicos son apabullantes.

“Las personas que atendemos son el centro de todas las actividades"

P: La financiación de la Fundación es mayoritariamente pública. Aunque otra parte proviene de cuotas familiares o donativos individuales. También de empresas que fomentan el voluntariado corporativo. En tu opinión, ¿por qué es importante que las empresas se involucren en estos proyectos? ¿Qué aprendizaje extraen cuando colaboran con vosotros? 

R: Más allá del cumplimiento específico de la ley de contratación de personas con discapacidad, la colaboración entre entidades sin animo de lucro y la empresa privada añade valor tanto a las entidades como a las empresas y esto acaba traduciéndose en valor para las personas que atendemos y para los trabajadores de dichas empresas.

Los equipos de profesionales de las empresas con las que colaboramos entran en contacto con una dimensión de la vida a la que muchos de ellos no están acostumbrados y lo hacen desde un entorno cómodo y cómplice con nuestra misión. Tanto en las actividades de voluntariado corporativo como en las diferentes colaboraciones las personas que atendemos son el centro y son parte activa de dichas actividades; para ellos esto representa un cambio de tornas en su vida diaria.

“Falta mucho camino por recorrer en lo que a contratación a personas con discapacidad se refiere”

P: Los condicionantes sociales suelen ser muy importantes para las personas con discapacidad. El acceso a un empleo adecuado y de calidad puede ser clave, por ejemplo. ¿Qué debemos hacer como sociedad para integrar a estas personas y mejorar la vida de este colectivo? ¿En qué punto estamos? En tu opinión, ¿queda aún mucho camino por recorrer?

R: Todavía estamos en ese punto en que no se llega a cumplir la Ley general de la discapacidad en lo que contratación de personas con discapacidad o en lo que a medidas alternativas se refiere. Así que es evidente que falta mucho por recorrer. También es verdad que ya hemos pasado la etapa de la caridad y la mayoría de las empresas tienen integrada la responsabilidad social o, al menos, tiene intención de hacerlo.

Nuestro trabajo como entidad también es apoyarles e ir de la mano para romper todos los tabúes y que vean que el trabajo para la integración es un producto que genera valor interno y externo. Estamos encantados de sentarnos con empresas para evaluar con ellos su situación y proponer un plan de trabajo asumible y adaptado a cada realidad.

 

Visita la web de Fundación Estimia para conocer más sobre esta organización.